Beauceron Cachorros
 

Página
1 - 2

El Beauceron - Pastor y Guardián

Cómo elegir?

Los padres: fuera de los caracteres físicos que las exposiciones de conformidad con el estándar, selecciona, dando premios y títulos sobre aquellos que el club de la raza supervisa, hay caracteres psíquicos, que son los más importantes para vivir con un perro durante 10 a 15 años.

En general, usted no verá al padre, que es un padrillo, y vive en lo de otro criador. Sobre él sólo podrá preguntar los resultados obtenidos en pruebas de belleza y trabajo. En lo concerniente a la madre, es muy distinto, por suerte. Dado que ella tiene mucha más importancia que el padre para el comportamiento, en el sentido que ella es un modelo a imitar por los cachorros. En ningún caso se debe tomar un cachorro de una madre miedosa o agresiva, asimismo cuando los pequeños los reciban en su parque, no elijan jamás el que se va a refujiar en el rincón.

El cachorro

Lo que hace falta, es un Beauceron equilibrado ante todo, después, enérgico y curioso, si usted lo quiere destinar al deporta canino. Para elegir existen un centenar de test diferentes, el más simple es el de pedir al criador ubicar a sus cachorros uno por uno, en un lugar donde ellos nunca han estado y provocar una estimulación como un juguete mecánico o el choque de dos botellas plásticas vacías entre sí. El cachorro que pasa su temor y se dirige francamente hacia él que no conoce, será en general un buen sujeto.

Cómo educarlo

Toda la educación comienza por la materna. El jóven perro debe inmediatamente aprender ciertas reglas de vida en sociedad. Se deben elegir métodos basados sobre el placer del aprendizaje simple como el llamado, sentado, acostado, caminar con correa. El jóven Beauceron comprenderá rápido lo que se espera de él en la calle sobretodo si uno puede satifacer su curiosidad natural dejándolo en libertad en lugares donde no hay peligro, para que él se pueda distender.

A partir de la pubertad se guarda la suavidad en los métodos, pero se agrega una cierta firmeza a fin de no dejarse pasar por su alumno. Esta es la actitud que se deberá guardar en adelante, tanto sea para hacer un perro de compañía o un perro deportivo.

La jerarquía

Ella debe ser puesta en su lugar por ejercicios como: prohibición de ciertas zonas de la casa (cuartos, sillones), poner las manos en su plato cuando está comiendo, darlo vuelta sobre su lomo dos o tres veces por día, etc.

El desprendimiento

Se ve de más en más, sobretodo con las hembras, perros que son tan apegados a sus amos que no soportan que ellos se alejen, mismo algunos minutos. Esta ansiedad de separación es creada por la manera en que se los educa, frecuentemente considerandolo como un niño. Hace falta enseñar al jóven perro a quedarse sólo durante períodos cada vez más largos.

La sociabilización

Ella concierne a los humanos de todas categorías (adultos y niños) desconocidos, pero también a los congéneres de su raza o de otras razas. Es cuando el cachorro que aprende a vivir de buen grado con los otros, sobretodo si los contactos con ellos no se han hecho nunca de manera desagradable. Piense entonces en salir con él a todos lados y dejarlo acariciar por todo el mundo. Con los otros Beauceron no son de naturaleza particularmente agresiva, pero es mejor prepararlo dejándolo jugar con cachorros y adultos bien equilibrados.

El amo ideal

Debe ser una persona que no ponga mucha presión, pero que lo considere más vale como un compañero de juego con el cual se puede compartir todo, si no es ni muy duro ni muy laxo con él, es capaz de asimilar cualquier tarea de deporte canino aún las más competitivas como así también las de perro de compañía para la casa. Sus facultades de guardián son innatas y sabe particularmente dosificar su vigilancia para nunca ser peligroso, dando la voz e impresionando por su tamaño y actitud.

Artículo de la revista "Perros sin correa" (Chiens sans Laisse), Francia, Septiembre 1998.

< Ir a Página Anterior Página 2